head tu libertad
Inicio  
Libertad Linguistica  
Periodicos  
Diarios digitales  
Periodistas libres  
Libros y escritores  
Grupos y Partidos  
Articulos  
Delitos en las Redes  
Tea Party  
Recortes y los Medios  
El mayor Medio Comunicación  
El fenomeno Masby  
Amando de Miguel y Tea Party  
Reverte y futuro de España  
Analfabetos  
Les hemos robado el futuro  
Día de la libertad de prensa  
Cartas sobre libertad  
Periodismo en España  
Informacion  
   
Otras web  
Participa en el Foro  
Portal de España  
Proyecto Masby  
Publicidad  
 
Si deseas encontrar algo en internet, aqui te ayudamos

Búsqueda personalizada

¿Tienes algún articulo sobre libertades en España? envianos un correo

Tea Party español - Luis del Pino

Santacreu – Es bien conocida la postura de Luis del Pino referente a la libertad en España y por ello nuestra admiración y respeto. Pero sobre todo, Luis del Pino se manifiesta abiertamente en contra de la manipulación que el PSOE somete a los ciudadanos cada vez que tiene la posibilidad de hacerlo. El 11M es su gran caballo de batalla.
¿Pero que pasa con los otros aspectos opresores de España y de los españoles en la vida cotidiana? ¿Los tiene olvidados Luis del Pino? Sí, me refiero por ejemplo al genocidio que sufre el español en España.
El tema lingüístico, a diferencia de otros problemas que se solucionan con un cambio de política, este, va creando una brecha que hay que ser muy imbécil para no darse cuenta que no hay marcha atrás.
Creo que los medios de comunicación liberales en España tendrían que hacer un examen de conciencia y un acto de humildad.
Luis del Pino, en este artículo nos habla del Tea Party, claro, que ahora que es un movimiento conocido, es fácil hablar de triunfadores. Si no hubiera sido por el apoyo de ciertos medios de comunicación cuando este movimiento se estaba gestando, ¿Estaríamos hablando hoy del Tea Party?
Es posible que Luis del Pino aun no conozca la Plataforma Masby y por ello no se haya sumado a este movimiento made in Spain.
Luis del Pino - El Tea Party es un movimiento ciudadano surgido en Estados Unidos en enero de 2009, tras el anuncio por parte de Obama de nuevos impuestos y de planes para incrementar el gasto público con el fin de estimular la economía y acometer una ambiciosa reforma sanitaria.
El movimiento toma su nombre de uno de los primeros incidentes entre Gran Bretaña y sus colonias americanas, incidentes que terminarían derivando en la Guerra de la Independencia: el 16 de diciembre de 1773, colonos americanos abordaron los barcos ingleses cargados de té que estaban anclados en el puerto de Boston y arrojaron su carga al mar, en protesta por los impuestos que la corona británica había establecido unilateralmente sobre el té.
Durante el año 2009, el movimiento del Tea Party fue constituyéndose poco a poco, y se limitó a celebrar centenares de manifestaciones por todo el país, pero ha terminado transformándose, en un plazo de tiempo sorprendentemente corto, en una fuerza con profunda influencia política. Ya en enero de este año, el apoyo del Tea Party permitió al candidato republicano ganar unas elecciones parciales convocadas para cubrir una vacante al senado por Massachusets.

Tea Party Luis del Pino Sin Complejos Masby

Pero donde el Tea Party ha demostrado su verdadera fuerza ha sido en las elecciones primarias del partido republicano que se vienen celebrando en los últimos meses, de cara a las legislativas de noviembre.
Allí donde se enfrentaban dos candidatos oficiales en las primarias, el apoyo del Tea Party ha resultado decisivo para desbancar a ciertos políticos republicanos demasiado permisivos en cuestiones como el aborto o como el gasto público, en favor de los candidatos más conservadores en lo moral y más liberales en lo económico.
Tea Party  español  Luis del Pino Sin Complejos Masby ANLL
Tea Party Luis del Pino Sin Complejos Masby
Ante este auténtico varapalo al establishment, el aparato oficial de ambos partidos ha reaccionado de forma curiosamente similar. Representantes del partido republicano han lanzado el mensaje de que esa victoria de los candidatos del Tea Party "derechiza" al partido y le puede hacer perder votos en las legislativas de noviembre.
Los representantes del Partido Demócrata han repicado el argumento, felicitándose, al menos de cara a la galería, de que el Partido Republicano se derechice. ¿Les suena a ustedes ese debate, ese mensaje de "no quiero adoptar posturas demasiado radicales, porque eso podría hacerme perder el voto del centro político"?
En todas partes cuecen habas, parece. ¿Hasta qué punto es cierto ese argumento o hasta qué punto se trata de una mera reacción defensiva de la clase política ante la movilización de una ciudadanía que se ha hartado de que le tomen el pelo?
Lo veremos en las elecciones de noviembre, pero hasta ahora, la clase política americana, con muy contadas excepciones, ha tratado de ningunear al Tea Party y lo único que ha conseguido con ello es minusvalorar la fuerza de ese movimiento, que está arrastrando a las urnas a personas que hasta el momento se autoexcluían de un sistema que consideraban demasiado cerrado.
De hecho, la sorprendente ascensión del Tea Party ha terminado llevando a que 49 congresistas republicanos hayan dado ya su respaldo al decálogo elaborado por ese movimiento ciudadano. Y en las últimas fechas hemos conocido que el Tea Party tiene ya su equivalente en el Reino Unido. Se equivocarían quienes vean en el Tea Party un simple movimiento de carácter liberal-conservador, alarmado por la creciente deriva "progre" de muchos representantes del partido republicano.
Se trata de un movimiento conservador en lo moral y contrario a la intervención estatal en la economía, en efecto, así que algo de eso hay, pero el asunto va más allá. Lo que existe hoy en Estados Unidos es un auténtico hartazgo de la clase política, que está llevando a mucha gente a demandar una reforma en profundidad de las estructuras y mecanismos de participación y una limitación del poder de los políticos que, para empezar, no deberían creerse con derecho a administrar nuestro dinero como si fuera suyo.
Déjenme que finalice el editorial haciéndome una pregunta: ¿creen ustedes que los movimientos cívicos en España están maduros para tomar nota de la forma de actuación del Tea Party y tratar de influir de la forma más directa posible en las distintas elecciones?
Yo creo que no. ¿Ustedes qué piensan?

Santacreu - Pues la respuesta es muy sencilla, si la Plataforma Masby recibe el apoyo mediático que recibió Tea Party en su origen, el proyecto Masby triunfará, porque ilusión e ideas no nos faltan. ¿ Y usted que piensa?

(Si te ha gustado, divulgalo, el poder está en tu mano)
Articulo Luis del Pino
Comentarios Juan Vte. Santacreu
Tambien en y
Si quieres enviarnos cualquier información, puedes enviar un correo a : correo ANLL

Web interesantes
.
.
Publicidad



 
• Portal web alojado en JVS-Networks y mantenimiento Seo por JVS
logo anll
Registro de dominios

Alojamiento Web
logo libertades
Redsat
periodistas
Por Mi
 


Libertad España - Portal Por Mi